Personalizar
A B C D E F H I M N P S T V | A-V

Surfurbia

Acuñado por Reyner Banham en su Los Angeles. The Architecture of Four Ecologies (1971), el término surfurbia se emplea para describir la influencia que sobre la construcción de la metrópolis contemporánea tiene la vinculación al trinomio arrollador de las tres eses: Sun, Sand y Surf. En primer lugar, Surfurbia surge un proceso habitual de suburbanización: Desde su fundación, la ciudad de Los Ángeles se mantuvo separada del mar hasta que a principios del siglo XX su expansión marcó como objetivo declarado la costa. Tal proceso, al igual que en el resto de ciudades norteamericanas, estuvo basado en la alianza con compañías de ferrocarril que permitían un acceso eficiente desde el downtown hasta los primeros resorts exclusivos de la periferia como Santa Mónica, creados al hilo de la creciente afición a los baños de la burguesía angelina de finales del XIX.

Surfurbia

En segundo lugar, Surfurbia surge de la alianza inusual que promueve esa suburbanización: En 1907, y con el objeto de promocionar la costa como destino de ocio de fin de semana, La Pacific Electric Railroad contrata al pionero del surf en Hawai, George Freeth, para ofrecer exhibiciones del excéntrico y espectacular deporte. Con ello, se ofreció el detonante a un explosivo desarrollo inmobiliario basado en el reclamo seductor del turismo que hará de Los Ángeles una de las mayores ciudades marítimas del mundo.

Una vez sentadas las bases de tal desarrollo, el surf se encargará de ofrecer, a partir de los años 50, un referente iconográfico indiscutible. En palabras de Banham, pocas invasiones costeras desde los vikingos han sido tan coloridas: En la segunda mitad de siglo, y gracias al avance en el desarrollo de materiales plásticos resultado de la investigación de la industria bélica, el surf deja atrás su carácter elitista inicial y se convierte en deporte de masas. En la metrópolis del pacífico, la playa se consagra como único espacio público de la ciudad, al mismo nivel que la autopista. Surfurbia ofrece la alternativa a la Autopía mecanizada, donde el mito de la individualidad se cumple con el renacimiento del buen salvaje de Rousseau: Aquel que haciéndose valer de la agilidad de sus músculos desnudos y la ligereza de su tabla de espuma y fibra de vidrio, consigue domar la fuerza mítica del Océano.

De la misma forma, en la Surfurbia de Banham, la utopía de la sociedad igualitaria y el rechazo simbólico a la sociedad de consumo se hacen valer en el desprendimiento y la semidesnudez de impúdicos shorts y bikinis. En una ciudad donde la fragmentación espacial y social crece en paralelo a su tamaño, Surfurbia es un reducto de optimismo. Surfurbia es el triunfo del hedonismo en la metrópolis contemporánea. Y ha venido para quedarse.

Autores

Reyner Banham (1922-88) ha sido uno de los críticos más influyentes en la arquitectura, el diseño y la cultura popular desde mediados de los años 50 hasta la década de los 80. Ingeniero e historiador de formación, mostraba su convencimiento de que la tecnología hacía a la sociedad no sólo más exuberante, sino sobre todo, más abierta y democrática.

Su mezcla de rigor académico y de sensibilidad hacia la espontaneidad del primer pop lo enfrentó a los defensores de la modernidad ortodoxa, pero lo situó en una posición aventajada para comprender las implicaciones culturales del cambio social y político en la posguerra. Su primer libro, Theory and Design in the First Machine Age, se considera una obra clave para la superación del Movimiento Moderno en los años 60. Su Los Angeles. The Architecture of Four Ecologies se considera obra de referencia para la comprensión de la megalópolis californiana en la contemporaneidad. Una obra que, según el propio autor, sólo pudo ser escrita tras aprender a conducir, para así poder leer fielmente el original.

Bibliografía

  • BANHAM, Reyner. Los Angeles. The Architecture of Four Ecologies. Berkeley, Los Angeles, Londres: University of California Press, 2001 (1971)

Subir