Personalizar
A B C D E F H I M N P S T V | A-V

Nociudad

Aunque la ideología antiurbana es indisociable de los propios orígenes de la ciudad, los discursos opuestos al desarrollo de la metrópolis cobraron especial intensidad a partir del siglo XIX, cuando el desarrollo tecnológico que posibilitó la Revolución Industrial fue irremisiblemente estigmatizado. Transcurridos dos siglos, la misma tecnología se ha revelado lo suficientemente flexible como para adelantarse a las críticas, avanzando propuestas en pos de la superación de hipotéticos discursos de confrontación. Así, la Ciudad Lineal de Arturo Soria y la Broadacre City de Frank Lloyd Wright ocupan un lugar en la historia de las ciudades como esperanzadores intentos de formalización de la ansiada simbiosis entre tecnología, territorio y ciudad, a los que se suma la apócrifa Nociudad de nuestros días.

Nociudad

Nociudad es ubicua y transparente, extendiéndose a cualquier lugar conectado a la red. A diferencia de sus antecesoras, Nociudad carece de referencias a las bases formales de la ciudad, pues se ha encargado de anular la geografía y la historia. Por tanto, se sitúa en un estrato paralelo, desconectado de su entorno e hipervinculado al resto de ciudades que forman parte de ella. Según el filósofo Félix Duque, la red supone dejar atrás términos como Metrópolis, Megápolis, Metápolis, con clara filiación geográfica, para acuñar uno nuevo, la Mépolis global, en sus palabras, católica, apostólica y romana.

Duque recorre analíticamente el territorio de Nociudad, diseccionándola en tres estratos que identifica con la decantación contemporánea de la organización funcional de la Carta de Atenas de 1933. Nociudad se encuentra donde convergen el trabajo, la privacidad y la diversión: En Bit City, la ciberciudad acéfala, sin centro y sin límites, lugar del flujo, del intercambio y la desregulación sublimados en complejas nebulosas y espumas urbanas; en Old City, el pellejo cristalizado que la ciudad histórica abandonó, una vez completada la inmisericorde mutación social que hizo de la reconstrucción urbana una literal construcción hacia atrás; y por último, en Sim City, la ciudad espectáculo, la ciudad simulada, que surge desde los parques temáticos de la periferia para impregnar silenciosamente, previo pago de entrada, hipoteca o cuota de acceso, cualquier manifestación urbana contemporánea con un halo conciliador, seguro y, ante todo, entretenido.

Autores

Félix Duque es Catedrático de Historia de la Filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid. Autor de numerosas publicaciones, en la actualidad investiga, entre otros campos, sobre filosofía de la técnica y de la cultura, con especial interés en las manifestaciones urbanas y artísticas contemporáneas.

Bibliografía

  • BARJA, Juan; DUQUE, Félix; GALLEGO, Joaquín (eds.) No ciudad. Revista Sileno nº14-15. Madrid: Abada Editores, 2004.

Subir