Personalizar
A B C D E F H I M N P S T V | A-V

Ecociudad

Las fotografías de la Tierra obtenidas en las misiones Apolo desde la superficie lunar sirvieron para ilustrar la toma de conciencia de los frágiles límites del hábitat humano. La paradoja consistía en que el mismo desarrollo tecnológico que había permitido a Armstrong dar su pequeño salto amenazaba con alterar irreversiblemente el delicado equilibrio de la esfera azul que contemplaba. El crash económico del año 1973 confirmó que la conciencia lineal de la Historia que guiaba la modernidad había de ser necesariamente reciclada, y la metrópolis, como producto más avanzado de la civilización industrial, urgentemente reformulada en sintonía con el entorno: La reivindicación de las tesis de Henry David Thoreau, George Perkins Marsh y Patrick Geddes supuso la incorporación de la naturaleza como material de proyecto, con el propósito de asegurar la subsistencia de la ciudad postindustrial sin comprometer el desarrollo de las generaciones futuras.

Ecociudad

Desde ese planteamiento, la suma del prefijo eco- al término ciudad reconocía las nuevas aspiraciones a la excelencia en el paradigma pujante de la sostenibilidad: Un concepto surgido en la década de los 90, que a nivel urbano procura dar respuesta a condicionantes medioambientales (procurando minimizar la huella de los asentamientos humanos), económicos (promoviendo un alto grado de diversificación de actividades) y sociales (fomentando la interacción entre segmentos de población de condición dispar), que fueron elevados de inmediato a la categoría de principios irrenunciables en la planificación de ciudades.

Por ello, la brillante experiencia de arquitectos como Ian McHarg debe ser considerada una referencia ineludible para la construcción de la ecociudad contemporánea, y ejemplos como la comunidad de The Woodlands, a las afueras de Houston, pueden dar buena fe de ello: Una planificación coherente con los recursos naturales del lugar que conlleva la disolución total de la arquitectura en la naturaleza; un equilibrio económico basado en la conjunción de espacios de trabajo, comercio, ocio y residencia; y por último, la convivencia de clases sociales diversas, se mostraron en su día como irrefutables evidencias de la sostenibilidad urbana.

No obstante, el uso abusivo del término amenaza con transformarlo en anodino lugar común, terreno baldío dispuesto a ser colonizado por la cara amable del pensamiento urbano neoconservador. El Nuevo Urbanismo norteamericano se ha convertido por ello en su nuevo abanderado, a través de lo que se ha dado en llamar "ambientes humanos viables dentro de una ecología protegida", para liderar una visión retrógrada y complaciente, tan inmovilista como sofisticada, sobre la construcción de las ecociudades del siglo XXI: Respondiendo al reclamo ecológico a través de costosos paraísos hormonados, al económico con la absurda confusión temática entre trabajo, ocio, comercio y residencia, y al sociológico con la erección de impermeables barreras de exclusión.

Autores

Ian McHarg (1920-2004), profesor de Arquitectura del Paisaje de la Universidad de Pennsylvania, revolucionó la enseñanza de arquitectura fundiendo el trabajo de talleres con el trabajo de laboratorio, configurando una aproximación específica al paisaje y la ciudad basada en la multidisciplinariedad. Su método de mapeado cruzado de capas para revelar potenciales y limitaciones en el paisaje se considera antecesor directo de los Sistemas de Información Geográfica, hoy día utilizados en el planeamiento de manera extensiva alrededor del mundo. Su trabajo como profesional asociado al estudio de arquitectura WMRT contempló tanto las operaciones de reforma de las ciudades de Minneápolis y Denver, como la creación de las nuevas comunidades de Medford y The Woodlands.

Bibliografía

  • McHARG, Ian L. Proyectar con la Naturaleza. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 2000 (Nueva York, 1969).

Enlaces

Subir